Nº Reg. Sanitario C-36-002587

Temas

¿Qué tipos de duelo existen y cómo superarlos?

13/05/2020 · Otras especialidades

¿Qué entendemos por duelo? Duelo implica pérdida, siempre. Y, en función de la importancia que le asignamos a aquello que perdemos, viviremos el duelo de una u otra manera. Cada duelo, y la manera de vivirlo, le pertenecen a cada persona. Los individuos, en función de sus experiencias, su educación o sus valores, vivirán el duelo de una u otra manera, y esto (el entorno y los profesionales) debemos entenderlo y respetarlo. Es un proceso que requiere tiempo y el ritmo lo determinará el contexto. Por ello, y dado que las pérdidas pueden aparecer en cualquier ámbito de nuestra vida, desde Adamia Psicología el proceso de duelo lo trabajamos con frecuencia en la Terapia de Pareja (tras rupturas) y en los Trastornos de la Conducta Alimentaria (muy conectados con la pérdida de alguna figura importante).

El duelo se experimenta ante la percepción de cambio, “algo que no he decidido y que no me esperaba ha cambiado”; alguien que estaba, ya no está. La pérdida puede ser física (por ejemplo, tras un fallecimiento), o emocional (por ejemplo, tras una ruptura amorosa, tras una decepción en una amistad o tras el diagnóstico de cáncer de un familiar). No obstante, el duelo físico suele ir de la mano del duelo emocional. Sea como sea, nos exponemos a perder algo. A mayor cambio, mayor es la posibilidad de que el duelo se complique y aparezcan emociones que entorpezcan el proceso, como la culpa o las obsesiones, por ejemplo.

Aceptar un cambio implica salir de la zona de confort y a todos nos cuesta. Lo ideal para digerir el cambio que supone un duelo emocional o físico es navegar entre los mares de la evitación experiencial y de la aproximación. ¿A qué nos referimos con estos términos? Por momentos será necesario distraernos y procurar no pensar en el tema, será un buen mecanismo de defensa temporal, y a esto lo denominamos evitación experiencial, pero lo deberemos combinar con la aproximación a la pérdida, esto es, estar en el presente y entender y aceptar que algo ha cambiado y, en consecuencia, que algo se ha perdido, pero que la vida continúa y deberemos adaptarnos a vivir con esta pérdida. Hablar de ello desde la aceptación nos ayudará.

Nos hace daño pensar que los cambios son negativos, que es preferible lo estático y permanente, pero lo cierto es que el mundo gira constantemente, y que ni siquiera nosotros somos los mismos que hace cinco años, ni seremos los mismos dentro de tres años, ¿no lo creéis? De ahí la importancia de centrar toda nuestra atención en el presente y disfrutar; la técnica del mindfulness nos ayuda a conectar con el presente y a desarrollar el pensamiento de “estar aquí y ahora”.

Y lo cierto es que de todos los cambios podemos extraer aprendizajes y otras maneras de ver la vida que seguro eran necesarias. El deseo inconsciente de que todo permanezca intacto, invariable, suele ir de la mano de nuestra necesidad de control y ello nos llevará fácilmente a la evitación experiencial, ya que no vamos a querer asumir ni aceptar eso que está pasando. Y si la persona se estanca en la evitación podrá desarrollar el denominado duelo complicado, con niveles elevados de ansiedad, obsesiones, hiperactividad, discurso circular, distanciamiento emocional o sensación de bloqueo.

Será un acto de valentía pararse a pensar qué tenía hace unos años y qué tengo ahora tras el duelo o la pérdida, ¿qué ha cambiado? Y entender que seguro que puedo extraer aspectos positivos o aprendizajes que me han hecho más fuerte. Ya solo la liberación emocional la viviremos como el acto de soltar piedras de una mochila que llevábamos colgada desde hace años y que nos pesaba mucho. Y todo ello nos ayudará a caminar hacia la aproximación y hacia tomar de nuevo las riendas de nuestras vidas. Recordemos que la capacidad de supervivencia del ser humano es sorprendentemente elevada y tenemos la capacidad de reponernos de casi cualquier acontecimiento.

¿Conoces el duelo de cerca?

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

 

¡Compártelo!

Envíanos un WhatsApp
640 106 888