Nº Reg. Sanitario C-36-002587

Terapia de pareja y sexología en Vigo

Los problemas de pareja y la sexología son dos ámbitos de especialidad en Adamia Psicología.

Saber más

Trastornos de la conducta alimentaria en Vigo

En Adamia Psicología estamos especializadas en terapia con trastornos como la bulimia, la anorexia y el trastorno de atracones.

Saber más

Trastornos Infantiles en Vigo

En la consulta de Adamia Psicología en Vigo realizamos terapias en casos de acoso escolar (bullying), problemas de conducta y déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Saber más

Consulta de psicología en Vigo

Adamia Psicología es una consulta de psicología en Vigo en la que encontrarás aspectos clave para el buen desarrollo de los más pequeños de la casa, así como un soporte para aquellos adultos que también lo necesiten.

Nuestras terapias comprenden los Trastornos de la conducta alimentaria, trastornos infantiles y Terapia de Pareja y Sexología.

Contamos con años de experiencia profesional aplicando los tratamientos psicológicos más avanzados para cada caso.

En Adamia Psicología te garantizamos una atención totalmente personalizada y de calidad.

En nuestra consulta de psicología en Vigo trabajamos para ayudarte a encontrar el bienestar emocional que buscas, en un espacio pensado para que te reencuentres, recuperes tu estabilidad y puedas vivir en armonía tu vida.

Atendemos en consulta con cita previa. Llámanos o mándanos un email, te atenderemos al momento.

Tarifas

  • Ico oferta

    Primera consulta al 50% de descuento.
    Precio 30€

  • Ico consulta

    Terapia individual o de pareja, consultas aisladas.
    Precio 60€

  • Ico bono

    Bono 5 sesiones (individual o pareja).
    Precio 200€ 40€/sesión

  • Ico género

    Mismos precios para terapia individual y de pareja.

  • Ico Registro
    Nº Registro Sanitario
    C-36-002587
  • Ico Skype
    Atención psicológica
    vía Skype
  • Ico Cita Previa
    Atención en consulta
    con cita previa
  • Ico Teléfono
    Llámanos e infómate
    628 252 847680 205 734
Lucía Trigo Millán

LucíaTrigo Millán

Número de colegiada G-5056.

Estudia psicología (rama clínica) en la Universidad de Santiago de Compostela. Posteriormente, realiza el Máster Sanitario de Práctica Clínica con la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual (AEPCCC).

Especialidad adquirida: Psicóloga Sanitaria Colegiada: G-5056.

Entra en contacto con la Asociación de Bulimia y Anorexia de Pontevedra (ABAP), en la que lleva a cabo la labor de psicóloga, participando en un programa de formación de 200 horas.

Tras esta formación, decide comenzar con Adamia Psicología junto con la psicóloga Rosalía Campos.

En 2018 realiza un curso de Técnicas en Terapia Breve para mejorar el abordaje de los diferentes casos que se ven en consulta.

Rosalía Campos Álvarez

RosalíaCampos Álvarez

Número de colegiada G-5248.

Estudia psicología (rama clínica) en la Universidad de Santiago de Compostela.

Especialidad adquirida: Psicóloga Sanitaria Colegiada: G-5248.

Entra en contacto con la Asociación de Bulimia y Anorexia de Pontevedra (ABAP), en la que lleva a cabo la labor de psicóloga, además de adquirir un certificado oficial de posgrado de 400 horas. Posteriormente, trabaja como psicóloga en un gabinete privado especializado en Terapia de Pareja y Sexología y colabora con un proyecto didáctico llamado Pornoeducativo, dirigido por psicólogos y sexólogos. Además, en el presente ejerce como psicóloga en un centro especializado en Trastornos de la Conducta en adolescentes, abordando los casos de Trastornos de Alimentación.

Tras esta formación, decide comenzar con Adamia Psicología junto con la psicóloga Lucía Trigo.

Últimas noticias de Adamia Psicología

¿Cómo defenderse del bullying cuando eres la víctima?

¿Cómo defenderse del bullying cuando eres la víctima?

20/02/2019

El término bullying (o acoso escolar) proviene de “Bull-” (toro), de ahí que haga referencia al comportamiento agresivo iniciado por “un toro o bully” hacia alguien que no puede defenderse. Las primeras manifestaciones de violencia se dan en la adolescencia (de los 9 a los 14 años), pero la génesis se inicia ya en la infancia. De manera que en nuestra consulta de psicología en Vigo lo abordemos en Terapia Infantil y en Terapia para Adolescentes.

El bullying es un problema que se agrava más, cuanto menos se mira. Y aunque sus efectos no se ven a corto plazo, suelen arrastrarse toda la vida.

La agresión iniciada por niños (varones) se denomina agresión física o declarada, que tiende a manifestarse a través de golpes, peleas o insultos; mientras que la agresión cabeceada por niñas toma la forma de una agresión no declarada, que juega más con factores psicológicos, como puede ser a través de rumores falsos o de hacer esfuerzos por desplazar del grupo a esa persona.

El triángulo de acción en una situación de bullying estará protagonizado por: líder (“bully”, líder negativo); víctima (no tiene porqué ser insegura al inicio, se volverá insegura con la situación); espectadores (aliados sólo por temor).

El primer paso que se debe dar si se es víctima de una situación de bullying, es contárselo a un adulto que sea fuente de escucha y seguridad.

En relación al acosador, los jóvenes deben saber que la clave está en no reforzar sus comportamientos y no hacerle sentir importante con su actitud de acoso hacia la víctima. Digamos que el bullying se mantendrá siempre y cuando el bully obtenga una recompensa (por ejemplo, reconocimiento en la clase).

A continuación, sintetizamos qué hacer en una situación de bullying ante cada tipo de manifestación, cuando se asume el rol de víctima.

Si soy víctima de bullying, ¿qué debo hacer ante…?

BURLAS: no responder (para evitar que el bully siga con su juego); ignorarlas; responder a la burla como si fuera un halago (“veo que te encanta mi nariz”); devolver la burla con sarcasmo (“el mundo necesita de gente como tú”); alabar y mostrarse de acuerdo con la burla (“sé que tengo la nariz grande, gracias por haberte fijado”).

OFENSAS/INSULTOS: “no me insultes porque no seguiré jugando/estudiando contigo”. No aferrarse a las palabras del otro, lo que dice el bully no es la realidad.

AMENAZAS: valorar de quién o quiénes provienen, avisar al profesor y poner distancias. Estar acompañado.

ROBOS: tener vigilado el material. Si empiezan a tirar sus objetos, meterse en el juego.

VIOLENCIA FÍSICA: plantearse la denuncia; recurrir a los responsables del agresor; escuchar a la víctima y darle seguridad; “veo que no dejas de tocarme, debo de resultarte interesante” (responder sin violencia y descolocar al agresor).

RIDICULIZACIÓN: ante defectos físicos, no esconderlos. Aceptarlos y contestar: “¿y?”. Si el bully crea en la víctima un complejo, estará consiguiendo lo que quiere.

RUMORES: recurrir al tutor; desdramatizar, con sentido de humor, con la intención de descolocar a la otra persona (“me han dicho que eres tonto”, y moverse como un gorila).

SI SE METEN CON SU ENTORNO: tener claro que no ofende quien quiere, sino quien puede. No hay mayor desprecio que no dar aprecio. Deberá comunicárselo a la familia, y que ésta busque una solución al respecto.

¡Esperamos haberos ayudado y orientado con este artículo!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 – 680 20 57 34
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Trabajando la dependencia emocional

Trabajando la dependencia emocional

13/02/2019

A menudo en nuestra consulta de psicología en Vigo, vemos casos en los que trabajar la dependencia emocional parece más que necesario, bien sea dependencia a la comida, como en Trastornos de la Conducta Alimentaria o dependencia a otra persona, como en Terapia de Pareja. Lo cierto es que la dependencia emocional nos puede limitar a la hora de encontrarnos a gusto con nosotros mismos, por ello, es beneficioso trabajar y entender porqué ocurre y cómo podemos mejorar.

Trabajar la dependencia emocional

El trabajo de la dependencia emocional parte de uno mismo, hay que conocerse. En Adamia Psicología, entendemos que esta es la base para avanzar y quizás de los puntos más complicados, ya que no estamos acostumbrados a escucharnos y mucho menos a comprendernos. El crítico que muchas veces llevamos dentro no nos permite que lo hagamos, pero tenemos que tomar conciencia y ver más allá de ese juicio que nos hacemos. Preguntas como ¿por qué me encuentro así? ¿por qué no quiero estar solo/a? ¿qué consigo comiendo esto/teniendo a esta persona?, nos pueden acercar a nuestros pensamientos y emociones y nos permiten reflexionar sobre qué somos y qué queremos. 

También hay que trabajar creencias desadaptativas, como por ejemplo “sin X no puedo vivir”, “si adelgazo me van a querer más/voy a ser más aceptado/a”. Creencias que, desgraciadamente, están muy arraigadas en nuestra sociedad, pero que tenemos que entender cómo nos influyen a cada uno y reflexionar si es lo que queremos o lo que no. En nuestra consulta de psicología en Vigo, trabajamos creencias desadaptativas diariamente, fomentando el bienestar personal.

Por otro lado, en Adamia Psicología, consideramos que a la hora de trabajar la dependencia emocional, es imprescindible que la persona vaya construyendo poco a poco su autoestima, conociéndose, adquiriendo un estilo de comunicación más asertivo… Factores que acompañan en el proceso y permiten que este vaya avanzando.

En este artículo anterior, hablábamos de la relación entre la dependencia emocional y las carencias en la infancia. Debido a esta relación, se hace un camino cuesta arriba la mejora de uno mismo, de conocerse y mejorar en cuanto a dependencia emocional, ya que pueden existir heridas pasadas que nos hagan sufrir. Por eso es importante que en este proceso, nos cuidemos, nos mimemos, nos escuchemos y nos comprendamos. Tiempo, calma y paciencia, ayudarán en el avance.

 

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 – 680 20 57 34
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Técnica para aumentar la autoestima: "La pregunta del amigo"

Técnica para aumentar la autoestima: "La pregunta del amigo"

06/02/2019

"La pregunta del amigo": ¿Qué le aconsejarías a un amigo en tu misma situación?

¿Qué significa autoestima? Si desglosamos el término: auto- (de uno mismo) –estima (valía).

Como psicólogas en Vigo solemos explicarla como el valor que un sujeto se atribuye a sí mismo, dicho de otra manera, la capacidad que tiene para quererse, cuidarse, respetarse, comprenderse, perdonarse…algo que no es tan fácil de conseguir. La autoestima guarda relación con el desarrollo a nivel social, familiar, académico, laboral, individual y físico. Es decir, conecta y repercute en todos los ámbitos de la vida.

Desde Adamia Psicología os sugerimos que imaginéis la autoestima como una ficha redonda de Trivial con diferentes agujeros para quesitos, y estos quesitos serían: autoestima social (cómo nos vemos dentro de nuestro grupo de amigos, cómo nos vemos en nuestra relación de pareja o cómo nos vemos dentro de nuestro núcleo familiar), autoestima individual (cómo nos valoramos a nivel de personalidad y físicamente) y autoestima académica o laboral (cómo nos vemos dentro del trabajo o en los estudios). Como veis, no existe una única autoestima, sino que para querernos y valorarnos debemos cuidarnos a muchos niveles.

Cuando la autoestima es baja o insegura, la persona tiende a infravalorarse y menospreciarse de una manera casi automática, desarrollando un lenguaje hacia sí misma muy negativo y casi inconsciente: “no voy a ser capaz”, “¿le habrá molestado?”, “¿seré mala amiga?”, “fue un desastre”, “no soy tan guapa como para gustarle”, “mi jefe seguro que no está contento con mi trabajo”…y un largo etcétera. Por eso una de las técnicas que se puede usar para mejorar la autoestima es detenerse a  escribir el lenguaje que se tiene hacia uno mismo, leerlo en alto y hacerse consciente de que realmente es muy difícil quererse cuando nos hablamos de esa manera. Por lo que el primer paso será dirigirnos a nosotros mismos con más respeto y cariño.

Otra técnica muy eficaz para trabajar la autoestima es la que os traemos hoy a este artículo, “la pregunta del amigo”. Plantearos: ¿qué hacéis cuando un buen amigo o amiga tiene un problema, dice sentirse mal consigo mismo, se muestra inseguro y se viene abajo? Seguro que lo animáis, lo apoyáis, le aconsejáis lo que creéis mejor para él/ella, pero de ninguna manera se os ocurre hundirlo más. En ningún caso lo insultaréis ni lo menospreciaréis. Sin embargo, ¿cuántas veces reaccionáis así con vosotros mismos/as? Recordad que para trabajar la autoestima es necesario desarrollar un compromiso de auto-respeto, auto-compasión y auto-perdón y cambiar el lenguaje hacia uno mismo, tal y como reseñamos más arriba. "La pregunta del amigo" resulta muy eficaz porque es más fácil ser objetivos, amables y generosos con los demás que con uno mismo.

Es tan sencillo como plantearse, “si a un amigo le pasara esto que me está pasando a mí, ¿qué le diría?”, y eso mismo auto-aplicárnoslo.

Ya que la autoestima, como comentábamos al inicio, es un aspecto que afecta a todas las áreas de la vida, se trabaja tanto en Terapia Infantil, como en Trastornos de la Conducta Alimentaria o en Terapia de Pareja. Tanto niños como adultos debemos echarle una visual de vez en cuando a nuestra autoestima y ver de qué manera podemos aumentarla, para incrementar nuestra confianza y seguridad y cambiar la visión que tenemos de nosotros mismos hacia una más positiva.

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 – 680 20 57 34
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Posponer… ¿me ayuda o no me ayuda?

Posponer… ¿me ayuda o no me ayuda?

30/01/2019

En ocasiones, en nuestras relaciones interpersonales, no damos nuestra opinión o no decimos lo que sentimos por miedo a cómo reaccionará la otra persona. Puede ocurrir tanto en relaciones familiares, de amigos o de pareja. En Adamia Psicología, consideramos que lo que ocurre es que posponemos algo que va a ocurrir antes o después, ya que cuando hay conflictos es cuando sale a relucir aquello que ocultamos y lo decimos de la peor forma posible, acarreando más consecuencias desagradables.

En el artículo de hoy hablamos en concreto, de problemas de pareja, ya que en nuestra consulta de psicología en Vigo, trabajamos con nuestros pacientes que acuden a terapia de pareja para ayudarles a expresar y comunicar sus sentimientos para que no vayan aumentando sus emociones desagradables. Cuando posponemos una conversación que sabemos que es inevitable, se van generando en nuestro organismo unas emociones que a veces nos cuesta gestionar, como pueden ser la ansiedad, la frustración, el miedo… y todo ello, nos frena todavía más a hablar con nuestra pareja acerca de lo que nos sucede.

Tenemos que valorar qué priorizamos, si nuestro bienestar o un posible conflicto con nuestra pareja, que tarde o temprano puede que aparezca igualmente y se agrave todavía más. Es probable que cuanto más pospongamos el tema a tratar, peor nos sintamos y peor gestionemos nuestras emociones. Por ello, en Adamia Psicología entendemos que, por nuestro desarrollo y bienestar personal, es preferible dar nuestra opinión acerca de las cosas.

Para ayudar a la comunicación en pareja y aprender a expresar nuestras emociones, en nuestra consulta de psicología en Vigo contamos con material para fomentar un estilo de comunicación asertivo, que es aquel que nos permite expresar nuestra opinión sin dañar los sentimientos de nuestro interlocutor. Para más información os dejamos este artículo.

Ahora es tu turno. ¿Te ha ocurrido alguna vez?, ¿qué opinas?, ¿es preferible posponer o decir claramente lo que ocurre en el momento que ocurre?

 

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 – 680 20 57 34
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Charla de motivación y frustración enero 2019

Charla de motivación y frustración enero 2019

Este viernes 25 de enero a las 20:30 horas nuestra consulta de psicología en Vigo se traslada al Colegio Vilaverde en Pontevedra. Allí impartiremos nuestra charla de Motivación y Frustración orientada, principalmente, a madres y padres. 

Desde Adamia Psicología queremos informaros sobre cómo aumentar la motivación de nuestros/as hijos/as y cómo podemos gestionar su posible frustración.

 

¡YA SE HAN CUBIERTO TODAS LAS PLAZAS!

 

Adamia Psicología 
Consulta de Psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

¿Por qué cuesta tanto decir NO? Claves para conseguirlo

¿Por qué cuesta tanto decir NO? Claves para conseguirlo

21/01/2019

Decir no es una de las habilidades dentro de la asertividad que más les cuesta a los y las pacientes con Trastorno de la Conducta Alimentaria. Pero no sólo a ellos/as, sino en general a aquellas personas que tienen baja autoestima. Como psicólogos/as en Vigo es una habilidad de comunicación que trabajamos en casi todas las terapias.

¿Por qué cuesta tanto decir no? Primeramente, porque la persona se ha acostumbrado (quizás ya en su infancia es lo que se le inculcó) a complacer a los demás, a priorizar siempre las necesidades de los demás a las suyas o, incluso, a que su opinión no sea tenida muy en cuenta. Esta manera de relacionarse suele generar un clima de inseguridad en el que el sujeto genera pensamientos distorsionados del tipo “si le digo que no, dejará de llamarme…”, “si le digo que no, estoy siendo mal amigo…”, “si le digo que no, ya no me querrá…”, “si le digo que no, soy mala hija…”. Y, como decimos, todo ello fruto de una fuerte inseguridad en sí mismo.

Una persona que no sabe decir no, a su vez, es más proclive a la manipulación y al chantaje emocional de los demás ya que se sentirá culpable de manera casi automática. Todo ello debido a su debilidad psicológica.

Cuando una persona de este perfil comienza a decir no, debe saber que los demás pueden reaccionar mal (pues estaban acostumbrados a escuchar siempre su SÍ), pero que será problema de ellos saber encajarlo. Tan importante es expresar el no como saber recibirlo.

A continuación, las claves para comenzar a decir no:

- Dejar hablar a la otra persona hasta que acabe. No interrumpirla en sus argumentos o propuestas.

- Decir no sin perderse en justificaciones o explicaciones. Breve y directamente. Se puede dar la verdadera razón: “Lo siento, pero no te lo dejo”.

- Utilizar la primera persona: “Yo prefiero...”, “He decidido...”.

- Repetir nuestro mensaje de forma clara y persistentemente: “Sin embargo, yo pienso que…”.

- Cuando la situación empieza a ser difícil:

   1. Empatizar con el otro, ponerse en su lugar: “Entiendo que te haría ilusión que te acompañase...”.

   2. Repetir nuestro mensaje, repetir el NO: “…pero a mí esos espectáculos no me gustan, por lo que no voy a ir…”.

   3. Evitar los chantajes emocionales: “…así que no me presiones, no insistas”.

- Si la otra persona continúa insistiendo: retiramos la mirada, dejamos de dar respuesta y nos retiramos del lugar.

- No dar muestras de alteración a nivel no verbal:

   1. Mirar a los ojos.

   2. Postura relajada.

- Evitar manierismos: morderse las uñas, tocarse el pelo...

- Volumen y tonos adecuados que indiquen firmeza, sin que llegue a ser agresivo.

Este es el esquema que seguimos en Adamia Psicología para que nuestros y nuestras pacientes comiencen a dejar los miedos a un lado y aprendan a decir no, algo tan imprescindible para nuestra autoestima.

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 – 680 20 57 34
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Ver más publicaciones

Ico Play

Síguenos en Facebook