Nº Reg. Sanitario C-36-002587

Categorías

Verdades y mentiras sobre la anorexia y la bulimia

29/11/2017· Desórdenes alimentarios

Mañana día 30 de noviembre celebramos el Día Internacional de lucha contra los Trastornos Alimenticios. Y es por ello que hoy le queremos dedicar esta entrada a la anorexia y a la bulimia. ¿Qué sabemos sobre ellas? ¿Verdades o mitos? 

La anorexia y la bulimia son dos enfermedades todavía sujetas a mucho desconocimiento y falta de información. E, incluso, a muchas ideas falsas o confusas que desvirtúan la realidad. Se engloban dentro de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, pero ¿es ésta la única área afectada? La respuesta es que NO.

En Adamia Psicología llevamos a cabo un programa de charlas y talleres preventivos en colegios e institutos para poder desmentir estos mitos en los más jóvenes y proporcionarles información certera. Nos preocupa la anorexia infantil, la bulimia infantil, la anorexia en adolescentes, la bulimia en adolescentes…por eso para nosotras es tan importante llegar a este segmento de la población y proporcionarles toda la información necesaria. 

Hoy os traemos al blog sólo algunos de esos mitos sobre la anorexia y la bulimia, con la intención de que los conozcáis y los vayamos destruyendo poco a poco entre todos. 

MITOS SOBRE LA ANOREXIA Y LA BULIMIA: 

“ESA CHICA ESTÁ MUY DELGADA, DEBE SER ANORÉXICA”. La etiqueta anorexia se vincula (entre otras cosas) a falta de apetito y a extrema delgadez, cierto, pero no implica que cualquier persona que haya bajado de peso significativamente o que esté delgada por constitución genética padezca esta enfermedad. Pensemos en un caso de la actualidad que tuvo revuelo el año pasado, el de la presentadora Anna Simón, ¿os suena? Se especuló con que había caído en anorexia debido a una bajada de peso. Ella sostuvo en todo momento que no, que simplemente había cambiado sus hábitos alimentarios y que empezó a comer sanamente. De ser así, qué rápido etiquetamos a las personas por un cambio en su aspecto físico, ¿no? En las redes sociales se castiga, se tiende a juzgar aquello que es visible y/o tangible y a etiquetarlo en seguida. Es lo fácil y coherente con el sentido de algunas redes sociales. El cuerpo está sujeto a cambios, y no tienen por qué guardar relación con un Trastorno de la Conducta Alimentaria. Hay personas que lo pasan realmente mal con esta enfermedad y hablar de ella con tanta frivolidad o “ignorancia” no les ayuda. 

“LAS PERSONAS CON ANOREXIA SÓLO ESTÁN OBSESIONADAS CON LA COMIDA Y ADELGAZAR”. FALSO. Aquí es donde sale a relucir el desconocimiento sobre la enfermedad. Únicamente juzgamos lo que vemos. Como ya digo, la delgadez extrema es uno de los criterios diagnósticos de la anorexia, pero la ansiedad, los síntomas depresivos, el aislamiento social, el bajo deseo sexual, el desequilibrio hormonal, la pérdida de autoestima, inseguridades, etc. ¡también! Lo único que diferencia unos síntomas de otros es que la delgadez es la que vemos directamente, lo que es más psicológico nos cuesta más esfuerzo conocerlo. La anorexia y la bulimia tienen un origen psicológico y consecuencias psicológicas, es un error pensar que toda la enfermedad gira sólo entorno a la comida. La relación con la comida es la manifestación y proyección hacia el exterior de todo lo que subyace a estos problemas. Una persona puede estar muy preocupada por su alimentación y por verse delgada o delgado y no presentar ningún síntoma de un Trastorno de la Conducta Alimentaria. Nuestro cánon de belleza social y actual tiene que ver con la delgadez, no lo olvidemos. 

“LA ANOREXIA Y LA BULIMIA SON PARA TODA LA VIDA, NUNCA SE CURAN”. Esta es una frase que escuchamos mucho tanto dentro como fuera de consulta. Es FALSA. Y aquí haré una aclaración. Hay un elevado porcentaje de personas que caen en un desorden alimentario pero que no quieren ayuda, que renuncian a ella o que no confían en ella. Se puede dar que se nieguen a acudir a consulta, que elaboren excusas para no ir, que no se establezca buena relación con el/la terapeuta o que éste/a no acierte con la terapia, ya que son enfermedades con mucho poder psicológico y llegar a los/las pacientes no es tarea fácil. A estos factores se les denomina la “iatrogenia” del tratamiento. Digo esto porque las personas que nunca se hayan comprometido con una terapia o que no hayan recibido o no hayan querido recibir la ayuda NECESARIA para salir de una situación así y en el momento indicado, sí que podrían arrastrar síntomas a lo largo de toda su vida o resquicios de ellos y el motivo es que “no se curaron en su día”. Suelen ser estas personas o familiares o amigos/as de estas personas las que piensen de esta manera y divulguen esta falacia. Pero existe otro porcentaje (en concreto, una tercera parte) que sí se compromete con las pautas terapéuticas, que sí hace esfuerzos por salir y que lucha concienciada y que, por supuesto, puede salir ileso de todo esto y entenderlo como una etapa de aprendizaje de su vida de la que se sale reforzado y fortalecido. Afirmar frases así también perjudica y desalienta mucho a las personas que están sufriendo esta enfermedad. 

En nuestra consulta de psicología en Vigo, estamos especializadas en Trastornos de la Conducta Alimentaria y llevamos a cabo una terapia en la que ponemos todo nuestro empeño en destruir y demostrar que estas afirmaciones no son más que mitos falsos. 

Y, para muestra, ¡un botón! En Adamia Psicología hemos realizado un vídeo junto con dos ex pacientes en alta, totalmente recuperadas. Nadie mejor que ellas para servir de ejemplo. SALIR ES POSIBLE.

Adamia Psicología

Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 628 25 28 47 - 680 20 57 34

Escríbenos a info@adamiapsicologia.es