Nº Reg. Sanitario C-36-002587

Categorías

Emociones desagradables y alimentación

05/12/2018· Desórdenes alimentarios

Hace unas semanas, en este artículo, os hablábamos de las emociones desagradables y de la necesidad de considerarlas como adaptativas para poder gestionarlas de forma adecuada y orientar nuestra conducta hacia un objetivo correcto. Con motivo del Día Internacional de Lucha Contra los Trastornos Alimentarios, que se celebró el pasado 30 de noviembre, desde Adamia Psicología, os traemos un articulo en el que hablamos de qué ocurre cuando la mala gestión emocional deriva en problemas con la alimentación.

Por un lado, tenemos que plantearnos qué es lo que ocurre cuando una emoción nos afecta de forma disfuncional a la hora de alimentarnos. Por otro lado, tenemos que entender que en la alimentación hay un continuo en el que los dos polos opuestos son la restricción alimentaria, es decir, disminuir las ingestas y la ingesta compulsiva. Estos patrones se pueden desarrollar en las personas dependiendo de su aprendizaje, cultura, sociedad, personalidad, factores familiares… y, aunque pueda parecer extraño, el utilizar la comida como alivio de las emociones desagradables, es algo común en nuestra sociedad. En nuestra consulta de psicología en Vigo, vemos casos en los que, aunque no está desarrollado un Trastorno Alimentario como tal, hay muchos problemas emocionales relacionados con la alimentación.

Cada persona es diferente, y en algunos casos esta mala gestión emocional puede derivarse, como veíamos, hacia la restricción y, en otros casos, hacia la compulsión, dependiendo de los factores antes comentados. Desde Adamia Psicología, consideramos que, uno de los objetivos que están presentes en ambos polos es suplir la mala regulación emocional con la alimentación y encontrar un alivio a corto plazo, para sentirse, por un momento, mejor,

Si tenemos en cuenta las emociones asociadas a esta problemática, las que más identificamos en nuestra consulta de psicología en Vigo son la ansiedad, la tristeza, la soledad, la frustración, la presión, la culpa y el miedo. Es importante trabajar estas emociones, porque aunque se restablezca la alimentación, si nos “olvidamos” de las emociones, la base del problema va a seguir estando. Por este motivo, la intervención orientada a superar un Trastorno Alimentario, tiene que ser multidisciplinar, donde diferentes profesionales de la salud, como psicólogos y nutricionistas, tienen que trabajar codo con codo para mejorar dicha intervención.

¡De los Trastornos Alimentarios sí se sale!